¿Qué hacer con las facturas impagadas en el Impuesto de Sociedades?

Es una duda recurrente de las pequeñas empresas que recurren a nuestros servicios el  cómo realizar el tratamiento de las facturas impagadas. La legislación del IVA exige liquidar el impuesto por el criterio del devengo, esto es, en el momento en que se emite la factura, y no en el momento que se cobra.

Esta circunstancia da lugar a circunstancias injustas, como que la empresa tenga que liquidar el impuesto incluso en facturas que todavía no se han cobrado.

Pero, ¿son deducibles las sanciones en el Impuesto sobre sociedades?

Ahora bien, algunas facturas impagadas pueden tener la consideración de deducibles dentro del impuesto de sociedades. Para ello, lo primero es saber si el crédito va a ser cobrable o no antes de poder acceder a esta deducción. Según el al artículo 13.1 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades Tienen que concurrir alguna de las siguientes circunstancias:

  • Que hayan transcurrido al menos seis meses desde el vencimiento de la operación comercial.
  • Que el deudor se haya declarado en concurso.
  • Que el deudor esté procesado por un delito de alzamiento de bienes.
  • Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o sean objeto de un litigio judicial o arbitral de cuya solución dependa su cobro.

Si no se dan ninguna de estas circunstancias, la factura, por el momento, no puede considerarse como un gasto incobrable y, por tanto, no tiene la consideración de gasto deducible a efectos del impuesto de sociedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *